En tu casa, en 48 horas ​Llama al 679 012 872 ​Llámanos y te enviamos el vino directamente desde la bodega, sin intermediarios. El mejor precio y el mejor vino.

Enología ecológica Interferir los menos posible en el proceso natural de fermentación, dejar a las levaduras autóctonos hagan su trabajo y controlar el volumen de sulfitos por la acción de los cierres sintéticos nos permiten elaborar un mejor vino y más sano.

Agricultura orgánica La relación entre la actividad agrícola y la biodiversidad es la base de nuestro trabajo en el viñedo. La armonía con la naturaleza y el respeto a las plantas se logra mediante el control de fertilizantes químicos, plaguicidas y medicamentos sintéticos.

Somos vino

bodega-lancina-1A

La pequeña bodega de Lancina comparte espacio con la vivienda familiar, en el Barrio de Tuebre, en Cicero (Cantabria). Nos gusta sentirnos cerca de nuestro vino: es parte de nosotros.

bodega-lancina-2

La coqueta bodega consta de cuatro tanques de inox de 3.000 litros suficientes para contener nuestra pequeña producción de vino hasta en las circunstancias más favorables, en esos años en que todo sale bien y la producción es totalmente favorable. Eso aquí es la excepción, con el clima de la costa cantábrica las perdidas de producción son habituales por diversos problemas en los majuelos, y más teniendo en cuenta nuestra forma de viticultura respetuosa al máximo con el suelo.

En la bodega procuramos una vinificación natural, alejada de agresivos tratamientos fitosanitarios. Las uvas llegan en vendimia en cajas de 10 kilos y son trasladadas manualmente hasta la mesa de selección donde sólo se seleccionan los mejores frutos que van a la prensa vertical, tradicional en nuestra tierra. Tras un prensado suave y controlado, el mosto flor es introducido en los tanques de inox, donde comienza el proceso fermentativo mediante la acción de levaduras autóctonas, de manera espontánea.

bodega-lancina-1

Tras el prensado, procedemos a un desfangado; posteriormente a una fermentación y, más tarde, a una decantación, retirando las lías y aquellos restos sólidos que enturbian el vino. Durante los siguientes meses dejaremos descansar el vino para su estabilización antes del embotellado.

Estos procesos naturales confieren un carácter especial al vino de Lancina, su extraordinaria acidez y moderado, pero suficiente grado alcohólico, construyen un vino del norte, con la Riesling como variedad dominante, y una vinificación natural y respetuosa con el extraordinario mosto que produce. Esta forma natural de elaboración basada en el celo y las tradiciones, garantizan un vino saludable y personal.


 

Amarillo pajizo de tonos verdosos.

Aromas de fruta blanca, envueltos en perfume floral. Mineral.

Boca fresca, de acidez excelente y cuerpo medio. Recuerdos intensos de piña y heno en el postgusto.
 

«Gran Riesling español»

  ® El Aula del Vino